lunes, 19 de enero de 2009

LAS ODIOSAS SILLITAS

Si si, las odiosas sillitas. por lo menos para mi
y creo que para todos los que se mueven de
arriba abajo en Semana Santa y que tienen que
luchar con las típicas personas que no tienen
ni educción ni dos deditos de frente y se
adueñan de la calle no dejando pasar a nadie.

4 comentarios:

Bustos Tavera dijo...

Completamente de acuerdo contigo. Es más, cuando el ayuntamiento se fija en auténticas chuminás relacionadas con la seguridad, es increible que obvie el lío que pueden armar las puñeteras sillitas taponando calles y plazas. Algo hay que hacer, y debemos empezar a plantearlo YA.

DIEGO ESCOBEDO LOZANO dijo...

El año pasado tube que encararme con un tio, por que no se le puede llamar de otra manera, por que su madre no se iba a levantar para que yo pasara, que ellos llevaban muho tiempo alli. Como si les fuera a quitar el sitio señora!!!
Me parece bien que ocupes tu sitio, pero que si yo tengo que pasar, debas de dejarme y levantarte si es debido. Nadie es dueño del suelo de nuestra ciudad, por suerte. Y referente a lo de la seguridad, mejor ni hablar. Una bulla como la de la famosa madruga, y veras tu la que se va a liar con las putas sillitas de los cojones. Y para colmo, los chinos vendiendolas en la calle, pa que tengan mas acceso a ellas algunos mamaostias...

El callejón de los negros dijo...

El problema no es la silla que pueda usar una persona con dificultades de movimiento o de permanencia en pie.

El problema son las gradas con cemento armado que se montan las pandillas. Me encanta pasar por encima, eso sí, no olvido nunca 'gracia...'



Antonio

José Enrique Sánchez Martínez dijo...

La cuestión no es la silla... La cuestión es la educación y la cara de mucha gente...

Para gustos, los colores,... los colores de las sillitas...

Un saludo.

NO PASES INADVERTIDO POR AQUÍ. HAZTE DE NOTAR Y DEJA TÚ COMENTARIO. CRITICAME HASTA LA SACIEDAD